miércoles, 1 de julio de 2009

Tic Tac


La plaza estaba repleta de gente. Todos alegres esperando el año nuevo.
Y aunque yo observaba desde lejos, desde muy lejos, aquellas personas de alguna manera estaban ligadas a mí; y no sólo por el binocular.

Pronto, cuando el reloj marcó el último Tic- Tac dí yo al detonador.

2 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

Sangriento micro. Nos queda a los lectores imaginar el resto.

Un abrazo.

Laín Deba dijo...

Gracias, amigo por leer.

saludos