viernes, 24 de febrero de 2012

Paradojas de la paciencia


Un día decidí olvidarme de mis problemas, no hacer nada y todos comenzaron a decir que tenía más paciencia.

Luego pasó el tiempo, yo seguía sin hacer nada y comenzaron a decir que lo mío era flojera e irresponsabilidad.

Siguió pasando el tiempo y mejor ya ni cuento lo que me decían.

Concluí que cuando uno es realmente paciente, los demás se impacientan.

Já!




4 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Te contesto con impaciencia: un gran relato.

Laín dijo...

Saludos Francisco.

Gracias x leer!

Un abrazo!

Inde dijo...

¿Pero dejar los problemas de lado es paciencia, o simple dejadez? Paciencia sería más esperar al momento adecuado para hacer algo, ¿no?
Aún así, tu conclusión es bastante acertada, me parece a mí

Laín dijo...

..pues sí, Inde; la paciencia tiene muchas aplicaciones.

Gracias x leer, amiga.

Un abrazo!